¡Súmate al movimiento Green!

Cambiar el mundo esta en las cosas pequeñas, en el día a día. Pequeñas acciones que minimizan el impacto que nosotros los humanos ejercemos sobre el único planeta que, hasta ahora, podemos llamar casa.  A la hora de viajar y muchas veces por comodidad o porque son la primera opción que nos ofrecen, utilizamos productos descartables, de una sola vez, productos que seguramente tengan un alto contenido en plástico, que duran en nuestras manos una fracción de segundo y luego llegan a los mares donde tardan cientos de años en degradarse.

Nosotros desde hace algún tiempo ya que decidimos ser consumidores un poco mas conscientes y coherentes con nuestras creencias. A la hora de viajar siempre llevamos son nosotros un set de cubiertos plegables de acero inoxidable (hace tres años que los compramos y todavía duran), nuestras propias botellas re utilizables y algo que para nosotros los argentinos que tomamos mate es algo sumamente natural, nuestras propias bombillas (popotes, pajitas, etc) de metal.

Viajar siendo mujer también implica un reto. En el caso de los productos de higiene personal, por ejemplo las compresas y tampas, desde hace dos años que las he eliminado, no sólo de mis viajes sino de mi vida. ¿Como? La famosa copa menstrual con la que no sólo tu  ahorras dinero (duran hasta 10 años) sino que le ahorras al planeta una cantidad de residuos enorme; pero lo mejor de todo (y las que viajamos con mochila lo sabemos) ahorramos espacio en nuestras maletas!

 

Los producto de aseo personal como  champú, acondicionador, gel de ducha…siempre fueron un tema complicado en los viajes. El tamaño tiene que ser pequeño para poder llevarlo en los aviones sin facturar maleta, lo que significa que probablemente deberás comprar un envase grande, comprar otro pequeñito, rellenarlo y botar el grande a la basura (desperdiciando todo el contenido).

Es por eso que la iniciativa de Yves Rocher nos ha parecido genial. La marca francesa ha creado un champú concentrado su fórmula contiene más de 98% de ingredientes de origen natural; está enriquecido con extracto de limón 100%; es libre de parabenos, conservantes y siliconas y, además, su fórmula es fácilmente biodegradable. Este pequeño de sólo 100 ml (el tamaño que te dejan pasar en los aeropuertos) rinde como un envase de 300ml estándar de Yves Rocher y da para el mismo número de lavados. Otro dato que no es menor, es que los productos concentrados no sólo ocupan menos espacio, sino que para su fabricación se utiliza menos plástico.

 

 

 

El Champú Concentrado se une al Gel de Ducha Concentrado dentro de la línea I Love My Planet, para completar el placer de una ducha sostenible: por cada producto I Love My Planet comprado, la marca Yves Rocher apoya a la Fundación Yves Rocher en la plantación de un árbol.

Nos encanta encontrarnos con marcas que dirigen sus estrategias de marketing y producto teniendo en cuenta el medio ambiente y aportan su granito de arena. Enhorabuena por ellos, nosotros aquí seguiremos intentando ser cada vez mas sostenibles en nuestro consumo diario.

¿Y tu que otra marca conoces que también este comprometida con el planeta?

 

 

Publicidad

advertisement advertisement advertisement advertisement

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.