Mis botas, mis mejores amigas

 

Pues si, eso han sido y todo el que haya viajado sabe lo importante que pueden llegar a ser. Es así como un día cualquier, caminando por las frías calles de Madrid en otoño, nos cruzamos. Hacía frío, mis pies sentían el frío de la calle cuando las vi en una vidriera de un pequeño negocio, de oferta, sólo quedaban algunos talles y oh casualidad resultó que me quedaban perfecto. Algo así como amor a primera vista, una premonición o una burla del destino, como sea ese día salí con mis botas Hi-Tec v-lite en la mano

Aun no estaba en mi mente el viaje que realizaría meses después, aun no estaba ni en mi imaginación que iban a ser fieles compañeras durante 4 años de pateos. Caminaron conmigo más de 10 países, me salvaron del frío, de la humedad y de más de una picadura de insecto. Atravesamos juntas cuevas volcánicas en Tenerife, desiertos de sal en Bolivia, ruinas de Machu Pichu en Perú, montañas y ríos  en la Patagonia Argentina, selvas tropicales en Ecuador… Hasta me acompañaron a la Universidad cuando no había otro calzado que pudiera aislarme del frío invierno europeo.

Las suelas reflejan los kilómetros caminados

Por eso hoy que las veo tan viejas y gastadas, cansadas de tanta batalla que pelearon a mi lado, he decidido darles un merecido descanso y claro un lugar privilegiado en el salón de la fama de nuestros viajes. Ahí descansarán y quedarán como prueba irrefutable del camino recorrido, del aprendizaje, del paso del tiempo.

 

Ya llegarán otras que ocuparan su lugar pero que nunca servirán de remplazo para estas fieles compañeras de aventuras

 

Adiós amigas, hasta pronto, gracias por tanto! 

 

 

 

Si alguien se siente identificado, si alguien tiene el privilegio de compartir sus pateos con un par de botas especial, comenten, compartan así no me siento tan sola o tan loca!  Jajaja

 

Llegamos a la nieve en la Patagonia Argentina

Hicimos Autostop en Ecuador y nos llevaron los bomberos!

Caminamos por cuevas volcánicas en Tenerife

Subimos a 5000 msnm en Bolivia

Cruzamos ríos en la selva ecuatoriana

También cruzamos ríos en la Patagonia Argentina

Y cuando todo se hacia cuesta arriba, también estuvieron conmigo

Publicidad

advertisement advertisement advertisement advertisement