RECORRIENDO LA CIUDAD DE OTAVALO

Fue un viaje largo. Puerto López -Quito ocho horas que por ser el primero despues de tanto tiempo se hicieron eternas. La llegada a Quito a las 5 de la mañana fue, cómo decirlo, friiiiiaaa. Despues de tantos meses costeños la altura y el frio se hicieron sentir. En ese momento dudamos que hacer, nos quedábamos en la capital y con el mismo impulso tomabamos otro bus rumbo a Otavalo?  La segunda opcion al fin nos pareció la mejor, encarar una ciudad tan grande como Quito en plena madrugada no era muy tentador, asi que esperamos que aclare un poco y salimos para Otavalo.

Ya estábamos por subir al bus cuando de repente giramos la cabeza y bajo las primeras luces del día el Cotopaxi en todo su esplendor salió a darnos los buenos días, por suerte nos cuadró que habia pocas nubes y la luz de la mañana nos regaló  esta hermosa postal.

Tres horas mas tarde estábamos en Otavalo, bueno, eso es solo una forma de decir porque el bus que nos tomamos no entraba a la terminal y nosotros despistados nos pasamos. Cuestión que nos bajamos del bus y tomamos otro de regreso al centro de la ciudad, por suerte sólo fueron unos quince minutos de diferencia, total, despues de taaaaantas horas de viaje, qué son 15 minutos mas?

Conseguimos un hostal a un precio bastante razonable y bien ubicado, habitacion privada con baño y desayuno: 9$ por persona  y alli nos quedamos. Otavalo tiene un mercado muy completo, donde se pueden comer los típicos almuerzos por $1,75. Además nos hicimos un recorrido por la famosa plaza de los ponchos donde se encuentran todo tipo de artesanías, desde los bordados típicos de la zona hasta ropa de abrigo tejida a mano, todo muy lindo y a precios razonables.

Tres horas mas tarde estábamos en Otavalo, bueno, eso es solo una forma de decir porque el bus que nos tomamos no entraba a la terminal y nosotros despistados nos pasamos. Cuestión que nos bajamos del bus y tomamos otro de regreso al centro de la ciudad, por suerte sólo fueron unos quince minutos de diferencia, total, despues de taaaaantas horas de viaje, qué son 15 minutos mas?

Conseguimos un hostal a un precio bastante razonable y bien ubicado, habitacion privada con baño y desayuno: 9$ por persona  y alli nos quedamos. Otavalo tiene un mercado muy completo, donde se pueden comer los típicos almuerzos por $1,75. Además nos hicimos un recorrido por la famosa plaza de los ponchos donde se encuentran todo tipo de artesanías, desde los bordados típicos de la zona hasta ropa de abrigo tejida a mano, todo muy lindo y a precios razonables.

Al día siguiente decidimos estirar un poco las piernas y poner a prueba nuestra condicion física, el primer pateo fue hacia la Cascada de Peguche, un salto de unos 15 metros aprox que se encuentra bastante cerca del centro de la ciudad ( se puede ir caminando o en bus por 0,25$).

Una pasadita por el mercado para almorzar y luego, por la tarde, decidimos visitar el mirador de El lechero, un punto panorámico desde donde se ve toda la ciudad de Otavalo y el Lago San Pablo. Se puede subir caminando ( se tarda alrrededor de 1 hs, el camino es todo en subida y no esta muy bien señalizado, pero preguntando a los lugareños se llega) o se puede subir en taxi que sale alrrededor de 3$

Al día siguiente por la mañana, dejamos algunas mochilas en el hostal y rumbeamos para las Lagunas Mojandas. No hay bises que te lleven hasta allá, la unica opción es una camioneta\taxi que te lleva por 10$. Se tarda unos 45 min en llegar ya que el camino no esta en muy buen estado. Una vez arriba, lo prinero que vemos es la laguna Mojanda Grande a nustra izquierda y el inicio del sendero para subir al Fuya-Fuya (4275 msnm). Nosotros decidimos comenzar a caminar y así conocer las demás lagunas (son 3), caminamos bastante con un poco de viento en contra y llegamos a la segunda laguna, bastante mas pequeña que la primera y por qué no decirlo, menos linda. Algo cansados decidimos dejar las cosas y hacer un fuego para tomar algo caliente antes de armar la carpa. Aún no lo dabiamos pero íbamos a cambiar de planes, justo cuando estamos por comenzar la operación:montar la tienda, hablando con uno de los gaurdaparques nos comenta que aun no está prohibido acampar ahi pero que en breve lo estará. Un sismo que hubo hace unos dos años abrió una grieta en el fondo de la lagina y esta se esta literalmente vaciando. Asi que oimos su recomendación, juntamos todo y volvimos hacia la laguna grande para acampar alli, donde hay un sitio para camping y un par de instalaciones básicas mas.

 

Casi al atardecer nos encontramos armando nuestra pequeña carpa frente a una numerosa familia de lugareños que nos.miraban asombrados como si de un OVNI se tratara (hasta se asomaron para mirarla por dentro y cobfirmar que estaba bien para los dos, que no era por dentro tan pequeña como lo parecía por fuera) . Risas de por medio cuando llegó la hora de la merienda fuimos convidados a probar del gran banquete que se estaban mandando: carne, papas con cuero, maiz y ensalada. Nosotros felices y agradecidos de la primer comida caliente del día.

Los colores del atardecer ahi arriba, son i descriptibles, la laguna cambia de tonalidad a medida que los ultimos rayos del sol se ocultan tras  el Fuya Fuya y el frio comienza a indicarte que es hora de encender el fuego. Minutos mas tarde tenemos una fogata de dimensiones calentándolos el alma, una sopa para calentar la panza y estamos listos para descansar. Una noche bien despejada y bien fria nos saluda y nosotros decimos hasta mañana.

 

[Cabe destacar que por las noches la temperatura baja considerablemente, mas aun si les toca una noche despejada como a nosotros, alrrededor de unos -2°c, si, frio frio. Nosotros requerimos de carpa, aislante, vivac y bolsa de dormir para no pasar frio, pero esto como siempre, depende de cada uno]

Al dia siguiente a las 7 ya estábamos arriba, juntamos nuestras cosas y estábamos dispuestos a emprender el camino de regreso cuando unos chicos que estaban acampanado ahi cerca tambien se iban, asi que nos hicieron un gran favor y nos ahorraron la parte en subida del trayecto. Agradecidos de haber evitado el viento en contra, ahora solo nos quedaba caminar hasta la entrada (donde nos habia dejado el taxi el dia anterio).

Teniamos por delante unos 17Km de pateo, bueno al menos ese era el plan, es decir bajar hasta el pueblo caminando lo que habiamos subido en coche, pero al final no fue lo que ocurrió. Mi compañero montañista decidió que queria probar suerte y subir el Fuya Fuya, yo decidi pober a prueba mi paciencia y esperarlo en la base con todas las mochilas asi podía subir liviano de peso. Dicho y hecho, en dos horas y media el canario subió y bajo aquel cerro y nos trajo unas fotos increíbles.

Ahora si, ya con las mochilas nuevamente al hombro empezamos a caminar hacia abajo. El primer dedo no surtió efecto, pero por gloria y gracia del universo el segundo fue efectivo y fueron los bomberos de Quito, quienes nos dieron uno de los mejores aventones del viaje… Salud por ellos!

 

OTAVALO

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Publicidad

advertisement advertisement advertisement advertisement