Fuerteventura: mucho más que sol y playa

Hacia tiempo que lo veníamos esperando y por fin se dio. Una escapada de 4 días (ya que por el curro y demás responsabilidades no podíamos tomarnos más ) a la vecina Isla de Fuerteventura. La abuela de las Islas Canarias (con aprox  20 millones de años, para que se hagan una idea Tenerife sería adulta con 11 millones de años y el hierro una niña con sólo 1 millón de años) es una de las más áridas y despobladas del Archipiélago con apenas 107 mil habitantes en una superficie total de 1.650 km². Como escribió el gran Unamuno durante su exilio en la Isla Y he aquí cómo este pedazo de África sahárica, lanzado en el AtlánticoY es que Fuerteventura se encuentra sólo a 97 km de la costa Africana.

Subimos nuestro super-móvil-casa al ferry bien temprano por la mañana, debíamos hacer escala en Gran Canaria, cambia de puerto y luego coger el otro ferry que en casi 2hs de viaje nos dejaría en tierra majorera. Desembarcamos en Morro-Jable, al sur de la isla y enseguida comenzamos a rodar, tanto habíamos oído hablar de la playas interminables de Fuerteventura que lo primero que queríamos era darnos un buen baño, así que tomamos dirección norte y las playas de Jandía fueron nuestra primer parada. Allí mismo nos deslumbraron las extensiones interminables de arenas blancas y aguas cristalinas, por una decisión mas bien aleatoria caminamos hacia el sur unos 5 minutos por la costa, dejamos bolsos y ropa por el camino y Al Aguaaa!  nos dimos nuestro bien merecido primer baño en Fuerteventura!

Unos super bocadillos nos devolvieron la energía para seguir rodando y sin más tiramos por la costa este hacia el norte, en el camino dejamos atrás varios pueblo pequeños que si bien no tienen enormes playas de arena blanca, tienen pequeñas playitas de arena mas oscura con construcciones típicas que también tienen su encanto. Ya era de tarde, y como perdiendosé es como uno se encuentra, nosotros encontramos una calita perfecta para pasar la noche. Allí mismo nuestro super-movil-casa desplegó toda su magia y nos dormimos escuchando las olas romper en la orilla en nuestro hotel de mil estrellas.

La mañana siguiente incluyó una visita breve a la capital situada en Puerto del Rosario y  luego otra vez la carretera para finalmente llegar a las Dunas de Corralejo. Como podrán ver en las fotos nos divertimos como niños saltando de aquí para allá, llenándonos el alma y el culo de arena. Cansados de tanto salto rumbeamos para Corralejo, que la verdad lo imaginábamos mas pequeño de lo que realmente vimos, eso si, explotado de guiris, no encuentras un canario ahí a simple vista, jaja hay que buscar bien.

Aqui voy a dedicarle unas lineas a mi gorda de alma y voy hacer una mención especial a las hamburguesas de Hamburguesas Single Fin que por unos 5€ te sirven unas super hamburguesas con papas y ensalada. Como ya saben no somos carnívoros, así que ordenamos una hamburguesa de espinaca con queso de cabra, rúcula y cebolla frita que estaba in-cre-i-ble y una de garbanzos con curry que también nos dejó super contentos. La verdad que  sólo el hecho de que siendo vegetariano puedas ir a un sitio y elegir entre varias opciones ya es un puto a favor. Conclusión: super recomendable, vayan!

Ya con energías renovadas y luego de un baño en la playa de Corralejo, salimos nuevamente a la ruta. El recorrido de la tarde incluyó una visita al pueblo de la Oliva, un intento de visita al tubo volcánico de la Cueva del Llano, y digo intento porque hace varios años que la cueva esta cerrada por desprendimientos y sólo se puede visitar el centro de interpretación, y para terminar, ya con los últimos rayos de sol una pequeña caminata para subir y admirar el crater del volcán Calderón Hondo. Esa noche la pasamos de lujo en una habitación cedida por nuestro amigo y  anfitrión David, que junto a su compi Pancho nos ofrecieron un lugar en su casa para pasar la noche. A la mañana siguiente luego de una ducha reparadora, le dimos las gracias a nuestros amigos y seguimos viaje, Ya habíamos llegado al norte de la isla y ahora sólo quedaba hacer unos kilómetros hacia el oeste y comenzar a bajar nuevamente. Tomamos la pista que va desde Corralejo hasta Majanicho y luego tiramos hasta el Cotillo donde almorzamos y tuvimos nuestra dosis de playa y sol del día. Por la tarde le llegó el turno a la zona mas “desconocida” de la isla, toda la zona Oeste es bastante mas elevada y no es tan frecuentada por el turismo aunque guarda un gran patrimonio cultural e histórico. Una de las paradas de la tarde fue el pueblo de Betancuria y La Vega del Rio Palmas, donde hicimos una  pausa fotográfica, ambos sitios son uno de los mas verdes de la isla. El día se nos fue entre paradas para sacar fotos desde los miradores, porros y mates. Llegamos entrada la noche al poblado de La Pared, donde casi a oscuras aparcamos el coche al borde de lo que supusimos un acantilado y nos fuimos a dormir. La mañana nos dio bien temprano, ya que a las 7 am ya había gente chequeando el mar, parece que la noche anterior sin darnos cuenta habíamos aparcado en el point donde todos los surfistas chequeaban las olas matutinas. Mates y desayuno en la playa mirando a unos 20 alumnos de las escuelas de surf divertirse en las espumas y ya estamos de vuelta rodando.

Volvimos a la ruta, ultima noche por delante y no nos podíamos ir de la Isla sin conocer la inmensidad de playas de Cofete, así que allí fuimos. Una parada técnica en Morro-Jable para cargar provisiones y luego cogimos la pista de tierra que nos separaba de Cofete. Son 20 Km de una pista que si bien esta en muy buen estado para vehículos 4x4 nuestro super-movil-casa la atravesó lentamente pero sin complicaciones, en una hora aproximadamente estábamos dándonos un baño y jugando con las grandes olas de Cofete. Por suerte, y digo por suerte porque ya veníamos medio agobiados del sol, nos tocó un día nublado, lo que nos dio la oportunidad de dormir una siesta en la arena y dar largos paseos por la playa;  así y todo el sol se dejó ver un poco al final para las fotos del atardecer. Pasamos la noche nuevamente en nuestro hotel de mil estrellas escuchando el viento y las olas romper en la costa.

Así se fue nuestra última noche en la isla. Hicimos el camino inverso en Ferry y llegamos a Tenerife por la noche. Estos viajes pequeños son motivaciones y recordatorios de lo que queremos hacer, de la forma que queremos vivir. Volvimos a casa convencidos del plan que el universo tiene para nosotros y de lo que pensamos hacer con el. Agradecidos nuevamente a la vida por poder sacar fotos con los ojos, reírnos a carcajadas, despeinarnos, bañarnos en pelotas en la playa, revolcarnos por las dunas hasta llenarnos el culo de arena, despeinarnos y dormir en el hotel con mas estrellas del mundo, una pena por los que sólo pueden pagar hoteles de 5 estrellas! Si sólo supieran que allá afuera hay Hoteles de mil estrellas esperando ojos curiosos que se animen, que vamos que no cuesta tanto, que no todo es dinero, que no necesitas tanto, de verdad!

Fuerteventura

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Publicidad

advertisement advertisement advertisement advertisement