¿Cómo elegir correctamente una mochila de viaje?

 

¿Cuantos litros debe tener? ¿Cual es la mejor marca? ¿Cual es la mejor opción precio/calidad? ¿Cuantos kilos puedo llevar? ¿Cómo distribuir el peso? ¿Cómo diferenciar una buena mochila de una imitación?

Si bien el tópico lleva bastante tiempo, las consultas se repiten y siempre surgen las mismas dudas. Esta claro, por primera vez vamos a emprender un viaje largo “un viaje mochilero” y lo primero que pensamos es : No tengo mochila…Debo comprarme una. Y ahí mismo surge la duda: Cuál elegir entre todas las que hay…

a

Cargados y con frío en la Montaña Fuya-Fuya, Ecuador

Vale la pena subrayar que sobre este tema hay tantas opiniones diferentes como viajeros, así que aquí va la nuestra.Bueno, la realidad es que hay unos puntos básicos a tener en cuenta a la hora de elegir a nuestra compañera de viaje pero también muchos mitos. La realidad que lo más importante a la hora de elegir una mochila es el presupuesto. Si tu tienes 10 para gastar en una mochila, supongamos que haciendo un esfuerzo puedes estirarte a 15, por mas que te digan que la mejor es la Super Doite Mega Experience con varillas de carbono ultra ligero, resistente al agua, al sol, al dengue, a explosiones nuclear y demás….aun así comprarás la mochila que más se ajuste a tu presupuesto. Pero tranquilo, que no siempre a mayor precio hablamos de mayor calidad.

 

¿Cuanto cuesta una mochila de viaje?

 

Pues las hay de todos los precios y todas las marcas, se trata de investigar un poco las opciones disponibles en nuestro país y compararlas.  Las más baratas arrancan en los 30€ y de ahí para arriba. La página de Decathlon.es  tiene un sistema de filtros para elegir para cuantos días la queremos, el tamaño preferido y el presupuesto con el que contamos. Hasta el momento ambos hemos tenido buenos resultados con la marca Quechua (marca de Decathlon) y por precio calidad la recomendamos definitivamente. Eso sí, si hay que invertir en algo a la hora de viajar, que sea en una buena mochila, por el tiempo que estemos fuera, será nuestra casa.

¿Cómo elegir el tamaño de una mochila?

 

Un dato importante a la hora de elegir la mochila es el tiempo que pensamos estar fuera de casa. No es lo mismo armar una mochila para recorrer Centroamérica 15 días que una mochila para irnos dos meses de viaje por Europa del este. Cantidad de días y tipo de clima al que nos vamos a enfrentar son factores decisivos a la hora de elegir qué llevar y que no. En nuestro caso particular la mochila que armamos una vez nos acompañó tanto en el calor ecuatoriano, como en las frías noches de la Patagonia. Puedes llevar tres prendas de verano que ocupen super poco y poder lavarlas y que se sequen rápido, mientras que  será suficiente con un suéter y una campera de abrigo los climas más fríos.

Un dato extra: El peso de la mochila no debe superar el 25% de nuestro propio peso. A modo estimativo, para las chicas una mochila de 50 a 60 lts esta super bien, mientras que para los hombres una mochila de 60-70/5 lts sería adecuada; siempre dependiendo del peso y la estatura de cada uno.  Lo ideal (opinión personal) no superar los 12-15 Kg.

 

¿Cómo distribuir el peso dentro de mi mochila?

57

Este punto si se quiere es uno de los más importantes. Ya compraste una mochila ya sabes todo lo que quieres llevar y ahora te toca distribuirlo. La idea es que logres armarla de una forma práctica y distribuyendo el peso correctamente. Lo más pesado debe ir pegado a tu espalda, no en tus hombros sino en la parte baja de la espalda, asegúrate de colocar todo bien, rellenando espacios y huecos de modo tal de no dejar relieve que vaya a molestarte durante el camino. Los bolsillos laterales o el bolsillo superior (cabeza de la mochila) son útiles para las cosas que necesitaremos durante el camino: protector solar, gafas, agua, una chaqueta para la lluvia, etc. Asegúrate de ubicar en la parte inferior de la mochila aquellos elementos que no vayas a necesitar por el momento (saco de dormir, vivac, linterna)

 

Características que debe tener  una buena mochila

 

Por cierto, en algunas tiendas especializadas es posible probarnos la mochila con peso. Es la única forma de probar realmente como nos va a resultar una mochila realmente. Siempre piensa primero en tu comodidad, si una mochila no termina de resultar cómoda, sumale a eso el cansancio, las inclemencias climáticas y los desniveles del terreno; factores que seguramente serán claves cuando estés en pleno viaje.

Material resistente: Una mochila a lo largo de su vida útil será maltratada, pisoteada, se llenará de barro, agua y  demás un sin número de veces, por eso queremos elegir una mochila que sea resistente. Si bien es super importante que el material sea de calidad, lo primero que debemos mirar son los cierres y enganches. Debido al uso, son las partes que más se desgastan y empiezan a fallar. Unas buenas trabas y unas cremalleras resistentes son indispensables para una mochila duradera.

Varillas de metal: Estas varillas delgadas de aluminio (o fibra de carbón) suelen estar por dentro de la mochila, pegadas a la espalda, dándole así una estructura más adecuada que nos otorga más soporte y estabilidad.

b

Cinturón, correas y hombreras: Es muy importante que estos elementos nos brinden confort, que sean acolchados y fáciles de regular. A la hora de ajustar la mochila y distribuir el peso, tanto el cinturón, como la correa del pecho y las hombreras serán esenciales para que nuestra espalda sufra lo menos posible el peso de la mochila.

d

 

A prueba de agua: Seguramente en algún momento no agarre la lluvia y no querrás pasar secando un día entero al sol tus cosas de valor. Por eso una mochila impermeable es muy importante, si bien las que están completamente impermeabilizadas suelen ser más caras, con un buen cobertor estarás más que tranquilo. Suelen venir ocultos en un bolsillo por debajo de la mochila.

 

Hablemos de la experiencia: ¿Cuales elegimos nosotros?

 

Durante dos años estuvimos rodando por Suramérica con dos mochilas que nos acompañaron también hasta Tenerife (nuestro actual destino) y serán seguramente las compañeras en nuestro próximo viaje:  

Lo bueno: esta mochila es super resistente, tiene un agarre muy cómodo y gracias a su cierre central permite un acceso rápido a toda la mochila. Su capacidad es grande (la hemos llenado a tope mas de una vez y nunca nos falló un cierre) y se adapta fácilmente a la estatura de cada uno.

Lo malo: Si bien no es algo malo en sí de la mochila, con el tiempo nos resultó demasiado grande. Si bien casi nunca la llevabamos llena, al tener espacio uno siempre mete algo mas y algo mas y algo mas y asi  es como empiezan los problemas. Aquí se cumple la regla de oro: menos es más.

Lo bueno: En relación precio calidad esta mochila me ha resultado muy buena. Las cintas de ajuste frontal sirven para llevar por fuera cosas que no quieras en el interior de tu mochila y gracias a su cierre inferior nos permite un fácil acceso a todos los sectores de la mochila. Buen ajuste de las correas y confort en el acolchado que cubre cinturon y agarraderas.

Lo malo: No tiene un buen sistema de agarre en la cabecera de la mochila. Que se solucionaría fácilmente agregando unas correas elásticas fijas. Si bien es una mochila resistente, luego de haberle dado un gran uso, algunas costuras laterales están cediendo aunque no se han roto completamente, me tocará reforzarlas para el siguiente viaje.

Con sobrecarga en el norte de Argentina, recién comenzaba nuestro viaje

Frío, lluvia y una rodilla rota en la Patagonia Argentina

Como les dijimos anteriormente la regla de oro debería cumplirse siempre: menos es mas. A modo de anécdota les contamos que nosotros llegamos a la primer parada de nuestro viaje y dejamos en el camino (algunas cosas las mandamos de vuelta para casa) alrededor de 2-3 kilos de peso cada uno. A lo largo del viaje continuamos reduciendo peso y al terminar nuestra travesía teníamos muchas menos cosas de las que teníamos al salir. El camino provee, esa también podría ser otra regla de oro.  Si pierdes un caldero, seguro alguien  se desprenderá de alguno que le sobra, no son necesarios dos pares de zapatillas, cuando el primero se rompa encontrarás la manera de conseguir otro (y no siempre es dinero, hay muchas redes de trueque e intercambio para mochilero por el mundo, gratiferias, ferias americanas, mercadillos, etc). 250 Gr en tu espalda pesan 250 Gr sólo los primeros kilómetros, después sentirás que esos gramos son kilos y toneladas debido al cansancio. Consejo: lleva menos de lo que pienses que vas a necesitar (y aún así terminarás reduciendo peso).

Al fin y al cabo en estos temas el conocimiento lo da la experiencia, así que sal de viaje, equivócate, aprende, corrige y vuelve  empezar, no hay fórmulas mágicas ni consejos que superen a la experiencia propia!

Publicidad

advertisement advertisement advertisement advertisement