Y por fin salimos de Buenos Aires. Ese día, no hace mucho pero que parece hace tanto, hervía la terminal de Retiro. Casi 38° grados nos despidieron de la Capital porteña y 5 grados de térmica nos recibían casi un día después en Bariloche. Frio, si.

Queriamos llegar a Villa Traful de primera, ahi estaban unos amigos que nos esperaban. Pero como la suerte es caprichosa nomas llegar nos enteramos que el único transporte diario hasta allá se había ido hace media hora. La opcion B fue llegar a Villa Langostura y de allí intentar llegar a dedo.
Una vez en la Villa, el viento y frio nos hicieron desistir y comenzamos a buscar camping, si bien no fue una gran sorpresa, los precios de la Villa nos dejaron un poco preocupados jaja. Para que se den una idea: $100 por persona el camping +$40 por la carpa. Esa noche llovio bastante e hizo frio, aun asi la carpa resistió bien y logramos pasar la noche.
Al dia siguiente una combi nos llevó por $80 hasta Villa Traful. Gusty y Lean nos dieron la bienvenida con unos mates y nos alojaron amorosamente en su casita.
Traful es una villa pequeña con un hermoso lago en medio y unos bosques que parecen salidos de un cuento, y si además tienen la suerte de poder verlo en un dia de sol (como nos tocó a nosotros) los colores son increíbles. Eso si, al igual que Langostura, Traful no es muy “mochila friendly”, los precios son muy elevados y hasta los campings mas básicos cuestan arriba de las tres cifras.

Luego de dos días compartiendo con los chicos en Traful, salimos rumbo Bariloche nuevamente para tomar un bondi que nos lleve hasta El Bolsón.
Una vez allí dormimos en un hostel bastante decente (Joy Hostel)  por $150 la noche en habitación compartida
Al dia siguiente armamos unas mochilas con lo necesario y nos dirigimos rumbo a unos de los lugares que mas ganas teníamos de ver. Los refugios de montaña del azul.

Un bus que sale desde la Plaza Principal nos dejó a 2km de la chacra Wharton (donde empieza la caminata) y fueron tres horas lo que nos tomó (considerando el peso que llevábamos y las paradas para tomar fotos) llegar al primer refugio: La Playita. Allí picamos algo, unos mates e hicimos el último tiron (1hs) hasta nuestro destino final del dia: El Cajón del Azul.
Allí pudimos ver el impresionante cajon o cañon que se forma en el rio Azul y el lugar del nacimiento del mismo. La verdad, super recomendable y uno de los lugares mas bonitos de la patagonia sin lugar a dudas. Allí, por $200 por persona se puede pernoctar en el refugio o acampar por unos $60. Si bien las instalaciones son muy basicas y el precio elevado, el lugar vale la pena.

Al día siguiente bien temprano salimos para el Refugio del Lago Natación. Un camino alternativo, sustancialmente mas corto une los refugios de Natación y Hielo Azul con los que estan en las cercanías del Rio Azul. Un sendero bellísimo aunque con una subida bastante pronunciada. Nos tomó alrrededor de 4 horas llegar aunque otra vez, el recorrido merece la pena, las vistas desde la altura son increíbles y al llegar el refugio junto al Lago Natación, son una postal muy bonita.
Tip: A pocos metros del refugio, hay un sendero que conduce a un mirador que es imperdible. No lo duden, tomensé los 45 min que implican subir esa montaña y desde arriba se puede ver varios picos nevadoa, todos los colores del lago y además, la ciudad de Bolsón con el Piltriquitron de fondo: increible!

Luego de pasar la noche en el refugio armamos nuestras mochilas y nos dirigimos rumbo al Hielo Azul, no teniamos intenciones de pasar allí otra noche sino de subir a ver el glaciar que se encuentra a una hora y media caminando desde aquel refugio. Se puede decir que lo intentamos pero casi en el ultimo tramo nos echamos para atrás. Habia un sector con mucha nieve y algo de pendiente que nos hizo pensarlo dos veces… además, aun teníamos que caminar los 15 km que nos separaban de la base y volver al pueblo.
Casualidad o no pero gracias a Dios que no terminamos esa subida! El pateo en bajada que suponiamos nos iba a llevar tres horitas, resultó ser agotador y tomarnoa un total de cinco horas y media. Sin haber almorzado y con apenas un litro de agua entre los dos, la verdad que el descenso estuvo duro.
Una vez en el pueblo, hicimos una gran lasaña de vegetales para reponer energía y nos fuimos a dormir aniquilados.

Este post se eacribe desde un camping de Bolsón, un día de lluvia en el que realizamos todos los preparativo para partir mañana rumbo al sur, si, mas al sur, a ver si tenemos suerte y el próximo post se escribe desde el fin del mundo. Deseenos suerte colegas y nos vemos en la ruta!

Patagonia Argentina

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank